La Gran Logia de la Masonería del Uruguay es la única potencia masónica regular existente en el país.

Por regularidad debe entenderse lo que se ajusta a la regla y masónicamente es el conjunto de principios que debe observar toda Potencia Masónica para ser reconocida como tal.

La regularidad  constituye uno de los pilares fundamentales de la Masonería que reconoce su origen en la unión de cuatro Logias de Londres que en 1717 conformaron la primera Gran Logia.

Por eso la regularidad es sinónimo de legitimidad.

La cuestión de la regularidad se originó en 1877, cuando la Gran Logia Unida de Inglaterra (surgida en 1813 a partir de la fusión de la Gran Logia “de los Modernos” y la “de los Antiguos”,  invocó normas de reconocimiento para declarar la “irregularidad” del Gran Oriente de Francia, en virtud de que no exigía la presencia de la Biblia en los trabajos masónicos y la invocación al Gran Arquitecto del Universo.

Pero fue recién con la aprobación del “Convenio de principios básicos para el reconocimiento de Grandes Logias”, adoptado el 4 de setiembre de 1929 y modificado en 1989, que la Gran Logia Unida de Inglaterra, en tanto Gran Logia madre, estableció claramente cuales son los principios y criterios a observar para calificar como Potencia Masónica regular.

 

De estos principios básicos, adoptados expresamente por la Gran Logia de la Masonería del Uruguay,  se desprende que la “regularidad” debe ser de origen y de práctica, estando vedado, so pena de caer en “irregularidad”, reconocer formal y oficialmente a una Gran Logia, Logia o masón que no cumpla con ellos.

 

TERRITORIALIDAD Y RELACIONES INTERPOTENCIALES

Territorio es el área geográfica sobre el que una Potencia Masónica regular ejerce su soberanía, esto es el poder de legislar y de ejercer autoridad de manera independiente,  sin sujeción a ningún otro poder masónico.

En tal sentido, las Potencias masónicas pueden distinguirse, según su relación con el  territorio de su jurisdicción, en:

a) Potencias que siendo únicas en su territorio nacional no lo ceden total o parcialmente a otra y no ocupan un territorio que no sea el suyo

b) Potencias que por razones fraternales aceptan que en su territorio funcionen logias dependientes de otras Grandes Logias y que no ocupan otro territorio que el suyo.

c) Potencias que no comparten su territorio pero que están integradas por Grandes Logias provinciales o distritales que funcionan en territorios extranjeros.

d) Potencias que comparten su territorio con otras Potencia pero respetando su identidad.

e) Potencias masónicas nacionales integradas en un mismo país por Grandes Logias soberanas, estatales o provinciales.

De esta clasificación se desprende que la Gran Logia de la Masonería del Uruguay, se ajusta a la situación descripta en el literal b), ya que es soberana en su territorio (la República Oriental del Uruguay) pero acepta, por razones fraternales, que funcionen en él logias dependientes de otras Grandes Logias (en el caso de la Gran Logia Unida de Inglaterra)  y no ocupa otro territorio.

La Gran Logia de la Masonería del Uruguay integra la publicación anual “List of Lodges”, sistemática de la regularidad y ha entablando y mantiene relaciones fraternales con más de doscientas Grandes Logias regulares del mundo, siendo particularmente reconocida en el concierto de las Potencias masónicas regulares.

Solo siendo fieles custodios de la regularidad de la Orden, podremos cumplir con el compromiso de perpetuar la Tradición iniciática de la que hemos elegido formar parte.

Tal la importancia y finalidad del concepto de “regularidad”, un concepto que es, en definitiva y primordialmente, nuestra forma de entender a la Masonería.

-----------------